Orden: Carnívora
Familia: Felidae
Nombre científico: Leopardus pardalis 
Nombres comunes: Ocelote, Tigrillo.

Descripción: Es un felino mediano, puede medir entre 102 a 131 cm desde su nariz hasta la punta de la cola, pesa entre; 11 a 14.5 kg (el macho) y, 8 a 9 kg (la hembra). Su cuerpo presenta un color entre amarillo pardo y amarillo apagado, con manchas negras a lo largo de todo el cuerpo, la parte ventral de color blanco. Cabeza y ojos grandes, orejas cortas y redondeadas. La cola parece a simple vista más corta que las patas posteriores.

Hábitat: En Ecuador habita en Costa, Amazonía y estribaciones de los Andes; ocupa bosques tropicales y subtropicales, entre los 0 y 1500 m de altitud. Prefiere bosques con buena cobertura vegetal cerca de ríos y lugares con cursos de agua. A menudo en bosques primarios y secundarios de crecimiento antiguo, por lo general en zonas cerca de ríos y otros cuerpos de agua.

Comportamiento: Como la mayoría de los felinos es solitario y nocturno, terrestre, pero muy buen trepador, acostumbra a subir a los árboles para descansar, mientras que su alimento lo consigue en el suelo. Busca refugio en árboles caídos, raíces de grandes árboles o sitios con vegetación espesa.

Alimentación: Es carnívoro, se alimenta de pequeños mamíferos, en especial roedores; aunque puede comer aves, reptiles y otros vertebrados.

Reproducción: Pare entre una y tres crías (lo habitual es una sola), luego de un periodo de gestación de entre dos a tres meses.

Distribución: Desde el Sur de Estados Unidos hasta el norte de Argentina y Uruguay.

Expectativa de vida: 28 años en cautiverio.

Amenazas: Es muy casado por el alto valor de su piel y victimado por el daño que causa a los pobladores locales al matar a sus animales de corral.