Este coati amazónico llegó a este lugar con una enfermedad incurable en sus ojos; a fin de que pueda vivir dignamente, fue intervenido quirúrgicamente por nuestro equipo veterinario.

Compartir
Artículo anteriorSenderos
Artículo siguientecamping de noche