Este coatí amazónico llegó al zoológico con una afección incurable en los ojos; a fin de que pueda vivir dignamente, fue intervenido quirúrgicamente por nuestro equipo veterinario. Su recuperación fue exitosa y actualmente, goza de un buen estado de salud.

Compartir
Artículo anteriorSenderos
Artículo siguientecamping de noche